Cover
Portada

Sobre sueños y teosofía

Editorial

Sueños esotéricos 
H. P. Blavatsky

D. R. © Editorial Lectorum, S. A. de C. V., 2021
Batalla de Casa Blanca Manzana 147-A, Lote 1621
Col. Leyes de Reforma, 3a. Sección
C. P. 09310, Ciudad de México
Tel. 5581 3202
www.lectorum.com.mx
ventas@lectorum.com.mx

Primera edición: abril 2021
ISBN: en trámite.

D. R. © Portada: Ange?lica Carmona Bistráin
D. R. © Fotografía de portada: Shutterstock®
D. R. © Traducción: Benito Romero

Características tipográficas aseguradas conforme a la ley.

Prohibida la reproducción parcial o total sin autorización escrita del editor.

.



Sobre los sueños



El país de los sueños y el sonambulismo



Nuestros sentidos son las vías por medio de las cuales el espíritu astral o "lo que llevamos en el interior", es guiado, por contacto, en el mundo exterior para el conocimiento de lo real; mientras que los sentidos espirituales del interior astral, son los intermediarios, por medio de los cuales se comunica con sus principios superiores, y obtiene las facultades de clara percepción y de visión en los reinos del mundo astral. El filósofo buddhista mantiene que por la práctica de la meditación, uno puede llegar a tener “la mente iluminada, que se manifiesta por el reconocimiento de la verdad sagrada, de tal manera que, con simplemente abrir las Escrituras, su verdadero significado resplandece en el corazón”. Al soñar, o durante el sonambulismo, sólo ciertas partes del cerebro están apagadas, y puede empezar a actuar por la mediación de los sentidos externos, debido a alguna causa peculiar como puede ser: una palabra, un pensamiento, o una imagen incompleta, retenida en una de las células de la memoria, despertada por un ruido repentino, como puede ser la caída de una piedra, que sugiere instantáneamente a la fantasía inconsiente del durmiente, algún derrumbe, un cimiento abandonado, etcétera. Cuando uno se asusta repentinamente mientras duerme, sin llegar a estar plenamente despierto, el sueño no comienza, ni termina con el simple ruido que parcialmente lo despertó, sino que, frecuentemente, experimenta en su sueño una sucesión de acontecimientos, que suceden en el espacio de tiempo que ocupa el sonido, y que se atribuyen solamente a ese sonido. Generalmente, los sueños son inducidos por las asociaciones que preceden cuando uno está despierto. Algunas de ellas producen tal impresión, que la más pequeña idea relacionada con algún tema asociado con un sueño particular, puede traer su recurrencia años después. Tartini, el famoso violinista italiano, compuso su Sonata del Diablo bajo la inspiración de un sueño. Un día, soñó que el Diablo se le aparecía y lo retaba a un duelo de habilidades usando un instrumento que le había sido traído de las regiones infernales. Tartini aceptó el reto, y cuando despertó, la melodía estaba tan vívidamente impresa en su mente, que pudo anotarla en el momento; pero al llegar casi al final, todo recuerdo se le borró súbitamente, teniendo que guardar la pieza de música inconclusa. Dos años después, volvió a soñar con este duelo y trató, en su sueño, de recordar el final al despertar. El recuerdo de este sueño se activo por la música de un violinista que tocaba afuera de su casa . Coleridge, de misma manera, escribió en un sueño, su poema Kublai Khan, el cual, al despertar, lo encontró tan fresco en su cabeza, que escribió las famosas líneas que hasta la fecha podemos repetir. El sueño se hizo porque el poeta cayó dormido después de estar leyendo en la Peregrinación de Purcha las siguientes palabras: “Y aquí, el Khan Kublai ordenó que se construyera un palacio, rodeado por una muralla”.

La creencia popular que, de algunos sueños sin sentido, hay algunos en los que frecuentemente se dan visiones de acontecimientos por venir, es compartida por muchas personas bien informadas, pero nunca por la ciencia. Sin embargo, hay innumerables ejemplos de sueños que han sido confirmados por acontecimientos subsecuentes, y los cuales, por lo tanto, pueden ser denominados “proféticos”. Los clásicos griegos y latinos rebosan de registros de sueños extraordinarios, algunos de los cuales han llegado a ser históricos. La fe en la naturaleza espiritual del sueño estaba tan diseminada entre los filósofos paganos como entre los padres de la iglesia Cristiana; y la creencia en la adivinación e interpretaciones de los sueños (la oneiromancia) tampoco se limitó a las naciones paganas de Asia, puesto que la Biblia está llena de ellas. Esto es lo que Eliphas Levi, el gran Kabalista moderno, dice de las adivinaciones, visiones y sueños proféticos: “El sonambulismo, las premoniciones, el conocimiento del futuro, son sólo una disposición, ya sea accidental o habitual, para soñar, despierto, o durante un sueño voluntario, autoinducido, o hasta natural, para percibir (y suponer por intuición) los reflejos analógicos de la luz astral. Los adornos, atavíos e instrumentos de adivinación son simples medios para la comunicación (magnética) entre el adivinador y aquél que lo consulta; ellos sirven para fijar y concentrar dos voluntades (que se inclinan en la misma dirección) sobre el mismo signo u objeto; recogiendo los reflejos del fluido astral, con la ayuda de esas figuras extrañas y complicadas. Es así como uno es capaz de ver, a veces, en los restos de una taza de café, o en las nubes, formas fantásticas que sólo tienen su existencia, en la imaginación del quien lo ve. El tener visiones en el agua es producido por la fatiga del ojo deslumbrado, el cual termina por ceder sus funciones a lo translúcido, evocando una ilusión cerebral, haciendo como verdaderos, los simples reflejos de la luz astral. Es así, que las personas que sirven para esta clase de adivinación, son aquellas de temperamento nervioso cuya vista es débil y su imaginación vívida; como pueden ser los niños. Pero que nadie malinterprete la naturaleza de la función atribuida por nosotros a la imaginación en el arte de la adivinación. Indudablemente vemos a través de nuestra imaginación, y ese es el aspecto natural del milagro; pero nosotros vemos cosas reales y verdaderas, y es en esto en donde reside la maravilla del fenómeno natural. Apelamos para corroborar lo que decimos al testimonio de todos los adeptos”.



¿Son los sueños solo visiones inútiles?



La naturaleza humana es una incógnita que la psicología, y la ciencia en general, han investigado muy poco. Nunca están más perplejos los eminientes personajes de las sociedades científicas, que cuando son llevados, cara a cara, con ese misterio que parece difícil de resolver, la naturaleza interior del hombre. Sin embargo, la clave está en que el hombre es un ser dual. Clave que ellos rehúsan a aceptar, conscientes de que una vez se acepte esta verdad que no es ciencia, ellos estarán forzados a dejar caer, una a una, sus acariciadas teorías y conclusiones finales; habiéndose probado, más de una vez, que no habían sido nada mejor que falsos pasatiempos, como todo lo construido sobre premisas falsas e incompletas. Si debemos quedarnos satisfechos con las cuasi explicaciones que la psicología tiene para los sueños sin sentido, ¿cómo explicar los numerosos sueños que después se han cumplido? El decir que el hombre es un ser dual, que en él existen, para usar las palabras de Pablo: “Un cuerpo natural, y un cuerpo espiritual” y que, por lo tanto, debe, por necesidad, tener un doble conjunto de sentidos.

El hombre está dotado de un doble conjunto: con sentidos naturales o físicos, y que dejamos bajo la protección de la fisiología para que los estudie; y, con sentidos subnaturales o espirituales, los cuales pertenecen enteramente al dominio de la ciencia psicológica. Que quede bien entendido, que la palabra latina sub, se usa aquí en el sentido diametralmente opuesto al que, por ejemplo, se le da en química. En nuestro caso no es una preposición, sino un prefijo como en subatómico. En efecto, así como se ha demostrado que el sonido agregado de la naturaleza es un sólo tono definido, una nota tónica que vibra desde, y a través, de la eternidad; y que tiene, per se, una existencia inegable, aunque posea un tono que sólo puede ser apreciado por el oído refinadamente agudo; de misma manera, la precisa armonía o disonancia de la naturaleza externa del hombre es vista por el observador, que depende enteramente del carácter y de la nota tónica tocada para el hombre exterior por el interior. Es el EGO espiritual o Centro de conciencia espiritual el que sirve como base fundamental, determinando el tono de toda la vida del hombre; ese instrumento, el más caprichoso, incierto y variable de todos, y el cual, más que ningún otro, necesita de una afinación constante; es solamente su voz, la cual como los registros graves del pedal de un órgano está por debajo de la melodía de toda su vida; ya sea que sus tonos sean dulces o desagradables, armónicos o desenfrenados legato o pizzicato.

Por lo tanto, nosotros decimos, que el hombre, además del cerebro físico, tiene también un cerebro espiritual. Sí el grado de receptividad del primero depende totalmente de su propia estructura física y desarrollo, por otro lado, está completamente subordinado al segundo, en tanto que es sólo el Ego Espiritual el que puede impresionar más o menos vívidamente al cerebro exterior, con la percepción de las cosas puramente espirituales o inmateriales, ya sea que el Ego se incline más hacia sus dos principios más elevados, o hacia su exterior física. De aquí que dependa de la agudeza de los sentimientos mentales del Ego interior, del grado de espiritualidad de sus facultades, el que pueda transferir la impresión de las escenas que percibe su cerebro semimaterial, las palabras que escucha y lo que siente, al cerebro del hombre exterior. Mientras más fuerte sea la espiritualidad de las facultades del cerebro semiespiritual, lo más fácil será para el Ego el despertar los hemisferios dormidos, mover a la actividad a los ganglios sensores y al cerebelo, y grabar en el cerebro físico, —siempre en completa inactividad y descanso durante el sueño profundo del hombre— la vívida imagen del asunto transferido. En un hombre sensual, no espiritual, en uno cuyo modo de vida, propensiones y pasiones animales, han desconectado completamente su Ego animal, astral de su “Alma Espiritual” superior; lo mismo que en aquél cuya dura labor física ha desgastado de tal manera al cuerpo material, haciéndolo temporalmente insensible a la voz y al tacto del Alma Astral —durante el sueño los cerebros de ambos hombres permanecen en un estado completo de anemia o completa inactividad. Tales personas rara vez, o quizás jamás en su vida, tendrán algún sueño, y menos aún “visiones que lleguen a ocurrir”. En el primer caso, al acercarse el tiempo para despertar, y el sueño se hace más ligero, comienzan a ocurrir cambios mentales, que constituyen los sueños en los cuales la inteligencia no jugará parte alguna; su cerebro semidespierto sólo sugerirá imágenes que únicamente serán grotescas reproducciones borrosas de sus hábitos desenfrenados de vida; mientras que en el segundo caso, a menos que esté fuertemente preocupado con algún pensamiento excepcional, su instinto siempre presente de hábitos activos lo despertará al instante a la completa vigilia, sin ningún interludio, y sin permitirle permanecer en ese estado semidormido, durante el cual, al comenzar a regresar la conciencia, vemos sueños de varias clases. Por otro lado, mientras más espiritual sea un hombre, lo más activa será su fantasía, y tendrá mayores probabilidades de recibir en visión, las correctas impresiones que le sean comunicadas por su Ego, que todo lo ve y que siempre se encuentra despierto. Los sentidos espirituales de éste último al no estar impedidos por la interferencia de los sentidos físicos, están en intimidad directa con su principio espiritual supremo; y éste último, aunque sea una parte casi inconsciente de lo completamente inconsciente, debido a que es totalmente lo Absoluto inmaterial, tiene, sin embargo, en sí mismo, capacidades inherentes de omnisciencia, omnipresencia y omnipotencia las cuales, tan pronto como la esencia pura llega en contacto con la materia pura sublimada, y (para nosotros) imponderable, imparte, hasta cierto punto, estos atributos al Ego Astral en la medida de su pureza. De aquí que las personas altamente espirituales verán visiones y sueños cuando están durmiendo y aún en sus horas de vigilia; esos son los sensitivos, los videntes nacidos naturalmente, ahora vagamente denominados mediums espirituales, sin que se haga ninguna distinción entre un vidente subjetivo, un sujeto, y un adepto, alguien que se ha hecho independiente de sus idiosincrasias fisiológicas y que ha sojuzgado enteramente al hombre exterior por medio del interior. Aquellos espiritualmente menos dotados, verán tales sueños pero a muy contados intervalos, dependiendo la precisión de esos últimos, de la intensidad de su sentimiento en relación al objeto percibido.

Es así como, en este tema de la verificación de los sueños, así como en muchos otros, la ciencia se encuentra ante un problema no resuelto, cuya naturaleza insoluble ha sido creada por su propia terquedad materialista, y su sistema rutinario acariciado por largo tiempo. Porque, o bien, el hombre es un ser dual, con un Ego interior en él, siendo este Ego el “hombre real”, distinto de, e independiente del hombre exterior en proporción a la preponderancia o debilidad del cuerpo material; un Ego que el alcance de sus sentidos se extiende mucho más allá del límite otorgado a los sentidos físicos del hombre; un Ego que sobrevive al deterioro de su cubierta exterior, al menos por un tiempo, aún cuando un mal rumbo de vida lo haya hecho fracasar en lograr una unión perfecta con su Centro Superior de Conciencia espiritual, esto es el unir su individualidad con Âtma, (en cada caso desvaneciéndose la personalidad); o bien, el testimonio de millones de hombres abarcando varios miles de años; la evidencia proporcionada en nuestro propio siglo por cientos de los hombres más educados, frecuentemente por las luminarias más grandes de la ciencia, toda esta evidencia, decimos, no valdría nada. Con la excepción de un puñado de autoridades científicas, rodeadas por una ansiosa multitud de escépticos y semisabios con conocimientos superficiales que nunca han visto algo, y por lo tanto demandan el derecho a negar todo, ¡el mundo se encuentra condenado como si fuese un gigantesco manicomio! Tiene, sin embargo, un departamento especial, y está reservado para aquellos, que, habiendo probado estar en su cabal juicio, por necesidad, deben ser considerados como impostores y mentirosos. ¿Pero, es que el fenómeno de los sueños ha sido entonces estudiado tan a fondo por la ciencia materialista, que ella ya no tiene nada más que aprender, dado que habla en tonos tan autoritarios sobre esta materia? Nosotros decimos que de ninguna manera. Los fenómenos de la sensación y la volición, del intelecto y del instinto, se manifiestan todos ellos, desde luego, a través de los canales de los centros nerviosos, siendo el cerebro el más importante de ellos. Respecto a la peculiar substancia a través de la cual tienen lugar estas acciones, una substancia cuyas dos formas son la vesicular y la fibrosa, se considera que ésta última es simplemente el propagador de las impresiones enviadas hacia y desde la materia vesicular. Sin embargo aunque la ciencia distingue esta función fisiológica, o es dividida en tres clases —la motora, sensoria y conectora— la misteriosa operación del intelecto permanece tan misteriosa e incomprensible para los grandes fisiólogos como lo era en los días de Hipócrates. La sugerencia científica de que podría haber una cuarta serie asociada con las operaciones del pensamiento no ha ayudado a solucionar el problema, ha fracasado en arrojar el más mínimo rayo de luz sobre el insondable misterio. Ni jamás lo podrán sondear, al menos que nuestros hombres de ciencia acepten la hipótesis del hombre dual.



Los sueños según la filosofía esotérica