cover.jpg 

Introducción 

Acabas de adquirir un manual didáctico y experiencial sobre meditación activa. Desde ahora, el único límite en tu vida, será el dictado por tu capacidad imaginativa y voluntad.

Bienvenidos sean los libres soñadores, porque ellos serán los artífices del cambio y mejora del mundo conocido.

La era mental da paso a la era de la consciencia para el aprovechamiento de la energía humana. En aparición de ella, se experimenta una desconocida alegría interna en el corazón, se permite ver y se ahuyenta al sufrimiento.

Estos serán los principales derroteros de la temática expuesta y el origen de las técnicas impartidas en la obra literaria que sostienes.

 

Existe un punto concreto, una bifurcación donde toca elegir qué camino se desea seguir andando y que marcará a toda vida terrestre en algún momento de su existencia:

 

  1. El sicológico, mental o desconectado.
  2. El espiritual, conectado o en consciencia.

 

El primero es en el que actuamos y nos desenvolvemos regularmente. Desde ésta senda no se puede acceder al segundo y mucho menos entender algo de él.

El segundo, es el que provee de una evolución que no puede ser conceptualizada o definida. Desde este plano o dimensión se puede ‘bajar’ o acceder a la primera, y regresar si no nos encandiló y terminamos perdidos de nuevo.

 

Desde la consciencia conseguirás lo que desees, siempre y cuando desees conseguirlo. Así es y así será por siempre. ¡Y como pago!, se te pedirá volcar íntegramente el corazón, sin reservas.

Los deseos verdaderos, esos tan profundos que no dejan lugar a la duda porque nacen de lo más recóndito del SER, siempre son escuchados y atendidos. ¡Repito..., SIEMPRE! pues sintonizan con lo que eres y con aquello a lo que viniste. No así los triviales desprovistos de e-moción (energía en movimiento), a los que les falta la verdad del por qué queremos alcanzarlos y solo son débiles productos mentales no insuflados de vida.

 

Todo esto no es vanagloria ni algo que pronostique el autor, sino lo testado mediante la física cuántica o ciencia moderna. Se intentará modestamente mostrar el entresijo de esa inmensidad con insinuaciones dispersadas por este breve tratado.

 

Dado que la mente irá saltando irremediablemente del hemisferio izquierdo al derecho, perdiendo por momentos el hilo conductor y dejando de entender la esencia de la propuesta sobre meditación activa. Será usual ver repetidas algunas directrices durante la obra, con la finalidad de exponerlas lo más definidamente posible y que sean entendibles. Perdóneseme por lo tanto este acto intencionado.

 

Menciones como universo, mundo, naturaleza, energía universal, inteligencia superior o divina, la fuente, el creador, éter, dios, el cosmos, etc. No son sino las distintas formas conceptualizadas de barajar una misma cuestión, sinónimos de una misma ‘cosa’ sin nombre en realidad, para que te proveas de aquella que no te suponga algo tabú que rechazar.

 

El ensayo-guía que se te presenta, está dividido en tres partes o bloques: El primero, narra la teoría que el autor considera oportuna de exponer para avanzar más resueltamente por esas meditaciones activas y tratar someramente a la consciencia y al inconsciente. El segundo bloque, recoge la meditación pasiva. Y el tercero está compuesto por ejercicios encaminados a instruir de una forma práctica la realización de la meditación activa.