portada.jpg

Colección Universidad

Título: Acoso y ciberacoso en la escuela: la vulnerabilidad de las personas con necesidades educativas especiales


LOGO-ERASMUS_EU.jpg

DisAbuse es un proyecto financiado por la Unión Europea, programa Erasmus+, en la Acción clave «Cooperation for innovation and the exchange of good practices», con la referencia 2017-1-IE02-K203-000545


Primera edición (papel): junio de 2020

Primera edición (epub): agosto de 2020

© M. Paz Prendes Espinosa y Víctor González Calatayud (coords.)

© De esta edición:
Ediciones OCTAEDRO, S. L.
C/ Bailén, 5 – 08010 Barcelona
Tel.: 93 246 40 02
www.octaedro.com
octaedro@octaedro.com

ISBN (papel): 978-84-18083-99-0

eISBN (epub): 978-84-18348-00-6


Diseño y producción: Editorial Octaedro

Sumario

Prólogo

FUENSANTA CEREZO RAMÍREZ

1. El proyecto DisAbuse: contra el acoso y el ciberacoso en las escuelas

M. PAZ PRENDES ESPINOSA

2. Entendiendo el acoso y el ciberacoso

VÍCTOR GONZÁLEZ CALATAYUD

3. Acoso y ciberacoso en la escuela a personas con diversidad funcional: orientaciones educativas

PATRICIA LÓPEZ VICENT

4. La investigación sobre acoso a personas con diversidad funcional

ISABEL GUTIÉRREZ PORLÁN

5. El profesorado ante el acoso y ciberacoso: prevención y formación

VÍCTOR GONZÁLEZ CALATAYUD, PATRICIA LÓPEZ VICENT

6. Recursos y herramientas para el diagnóstico, prevención e intervención contra el acoso escolar

ISABEL GUTIÉRREZ PORLÁN, ARACELI CAMACHO NAVARRO

7. El papel de la familia en las situaciones de acoso escolar

VÍCTOR GONZÁLEZ CALATAYUD, CRISTINA BERNAL RUIZ

Referencias bibliográficas

Prólogo

FUENSANTA CEREZO RAMÍREZ

Profesora colaboradora honoraria
Departamento de Psicología Evolutiva y Educación
Universidad de Murcia

«Somos diferentes, pero no indiferentes», así se expresaba la ONCE cuando, en 2016, en colaboración con la UMU, presentaba unas Jornadas en Murcia sobre Discapacidad y Necesidades Educativas, cuyos contenidos tuve en honor de coordinar. Este discurso destaca que lo importante no es ser iguales, sino ponernos en lugar del otro. Este planteamiento pone de relieve que, desde la perspectiva del alumnado con necesidades de apoyo educativo (NEA), la normalización es la actitud que facilitará la inclusión efectiva de las personas con discapacidad en la sociedad. Comporta considerar que todos podemos alcanzar nuestras metas siempre que no establezcamos fronteras entre los que llamamos «normales» y los que llamamos «deficientes», dejando fuera a aquellos que nos ofrecen ciertas dudas para su inclusión en el grupo dominante. La normalización empieza por asumir parte de esa responsabilidad, de manera que abramos las opciones de logro a toda persona que lo intente.

Cuando el grupo Galup analizó las actitudes de la sociedad ante los semejantes, con una simple pregunta: «¿Se puede confiar en la mayoría de la gente?», para nuestra sorpresa el 75 % de los encuestados respondió «No» sin titubear. Ciertamente, es inherente al ser humano ser precavido ante lo desconocido. Los psicólogos del desarrollo apuntan que el apego es un mecanismo de protección que facilita la relación entre el hijo y la madre, pero, más tarde, la influencia de los prejuicios familiares y sociales llevan al pequeño a considerar que todo lo extraño encierra peligro. Este hecho empieza a ponerse en cuestión cuando el niño o niña comienza su escolarización. En el aula suele coincidir con otros escolares que no son parecidos a él o a ella, y es el contacto directo y espontáneo lo que hará cambiar este prejuicio y lo preparará para desarrollar las estrategias para la normalización que antes mencionaba. La escuela, las aulas, son un reflejo de la sociedad y, por tanto, cómo se posicione la sociedad ante el diferente será el germen de cómo verá el niño o niña a sus compañeros. Desde las Administraciones Educativas se han realizado numerosos intentos por integrar a los escolares que presentan necesidades específicas de apoyo educativo, como hace, por ejemplo, el documento marco que recoge la LOMCE en su artículo 71.

En el momento en que varios niños y niñas coinciden en un mismo espacio surgen las relaciones interpersonales que, como en todo grupo social, otorgarán un lugar a cada uno de los miembros según la red afectiva que se genere. Así, encontramos individuos que son queridos por muchos compañeros, mientras que otros son ignorados e incluso excluidos. Esta red afectiva está en la base de los conflictos entre los escolares, especialmente los relacionados con el acoso escolar, y los individuos que presentan diferencias serán los que se hallen en una situación de mayor riesgo de exclusión.

Desde que comenzamos los estudios sobre acoso, la variable «individuo diferente» se ha situado como elemento de riesgo. De hecho, los análisis indican que los escolares que presentan NAE están más implicados en estas situaciones que sus otros compañeros. Una investigación llevada a cabo con escolares de la Región de Murcia proporciona datos que deben llevarnos a reflexionar: un amplio porcentaje de escolares con NAE se encuentra en situaciones de acoso, concretamente el 33,4 %, frente al 24,7 % del alumnado ordinario. Diferenciando el tipo de implicación: víctimas el 22,4 %; agresores el 5,6 %; y víctimas-agresores el 5,6 %, (Sánchez y Cerezo, 2010). Como puede apreciarse, la mayoría son víctimas de acoso, más del doble que los acosadores. A esto hay que añadirle que la mayoría de los escolares con NAE son rechazados por gran parte de sus compañeros, una característica que es un factor de riesgo que incide principalmente en el perfil de víctima.

Así pues, los escolares con NAE presentan mayor riesgo de ser víctimas de acoso escolar, pero también un porcentaje de ellos agrede a otros compañeros y hasta los hay que sufren acoso y a su vez acosan a otros. En este sentido, cabría plantear si esta conducta agresiva es en realidad una reacción a la victimización prolongada en el tiempo, en ocasiones en forma de rechazo, o si se trata de una carencia de habilidades sociales que habría de desarrollar. Desde otra perspectiva, cabría indagar si el rechazo suscitado sería consecuencia de la ignorancia y desconocimiento de aquellos que se identifican como «normales».

En todo caso, es evidente que la educación integradora vela por aspectos académicos y no cabe duda de que esto es positivo, pero pasa por alto aspectos socializadores, cuando no tiene en cuenta el valor de la integración social para evitar el rechazo y el aislamiento, y esto, como hemos señalado, es un factor de riesgo de acoso.

Desde la escuela, justificar o permitir la violencia entre los escolares como forma de resolver conflictos, tratar la diversidad actuando como si no existiera y propiciar actitudes y creencias racistas, sexistas y xenófobas será la mejor influencia para ejercer violencia. El profesorado debe dar respuesta a estos problemas, pues, de lo contrario, deja a las víctimas sin ayuda.

Es necesario enseñar a detectar y corregir estas creencias como requisito para prevenir la violencia y así educar para la convivencia, la tolerancia y el respeto. Una escuela que promueva la convivencia integradora deberá trabajar por la normalización y evitar las condiciones que contribuyen a la violencia escolar.

Este libro, fruto del proyecto de trabajo intenso y exhaustivo llevado a cabo por el Grupo de Investigación en Tecnología Educativa que dirige M. Paz Prendes en la Universidad de Murcia, refleja el compromiso con la enseñanza para el siglo XXI. En él se recogen sus principales aportaciones y conclusiones, que serán de gran ayuda para entender y facilitar la normalización de todo el alumnado.

1

El proyecto DisAbuse: contra el acoso y el ciberacoso en las escuelas

M. PAZ PRENDES ESPINOSA

1.1. Introducción al proyecto DisAbuse

El proyecto DisAbuse ha sido financiado en la convocatoria Erasmus+ como Acción Clave orientada a la «Cooperación para la innovación y el intercambio de buenas prácticas», dentro de las acciones estratégicas. Este proyecto se ha desarrollado en cuatro países europeos: Irlanda, Italia, Portugal y España. La convocatoria de proyectos Erasmus+ se orienta a la creación de alianzas estratégicas de investigación, en este caso con respecto al tema del acoso que sufren en mayor grado los estudiantes con diversidad funcional, a fin de mejorar un campo poco investigado hasta el momento.

Nuestro principal objetivo en este proyecto ha sido el de formar a profesionales del campo de la educación y a docentes en la detección, prevención e intervención en situaciones de acoso, especialmente en casos en los que el alumnado afectado son personas con necesidades educativas especiales, discapacidad o diversidad funcional. Somos conscientes de la diversidad de términos utilizados en este ámbito de la educación, incluso marcando una evolución temporal que atañe no solo a los términos, sino a la perspectiva desde la cual se afrontan las necesidades educativas de estas personas. A fin de facilitar la lectura del libro, utilizaremos de forma indistinta unos y otros términos, pues en inglés mantienen los términos discapacidad y necesidades educativas especiales, mientras que en español parece imponerse el concepto de diversidad funcional.

El sentido de este proyecto es remarcar la importancia de la prevención, detección e intervención en situaciones de acoso y ciberacoso sufridas por estas personas con NEE. Tenemos datos abundantes sobre la realidad en las escuelas y es que estos estudiantes con NEE sufren más situaciones de acoso y ciberacoso, tal y como veremos más adelante en otros capítulos.

En el curso de formación que se organizó en el marco del proyecto DisAbuse, perseguíamos mejorar no solo el conocimiento y las habilidades de los educadores, sino también los de los propios estudiantes con NEE, para ayudarlos a todos a comprender mejor las dificultades de las personas con estas necesidades y ayudarlos en la prevención e intervención, fomentando su mayor socialización en un mundo en el que a menudo son los más marginados. Esta formación conjunta se valoró como una oportunidad de trabajar y aprender juntos.

El socio coordinador del proyecto fue el Anti-Bullying Centre (ABC), que está integrado en el Instituto de Educación de la Universidad de Dublín (Irlanda). ABC es un centro nacional de investigación que realiza investigaciones sobre el acoso escolar y laboral. Desde su fundación, hace veinte años, ABC ha liderado el campo de la investigación en el acoso escolar y laboral en Irlanda y es un centro de excelencia reconocido internacionalmente en la investigación del acoso escolar, que ocupa un papel único a nivel mundial en la provisión de recursos y capacitación para aquellos que desean abordar el acoso escolar y laboral, que combina un centro de recursos de aprendizaje, una línea de ayuda y un servicio de asesoramiento, con dedicación a la investigación.

El consorcio del proyecto estaba formado por cinco socios de cuatro países de la UE (Irlanda, Italia, España y Portugal). Los socios participantes, además de la propia institución coordinadora del proyecto, fueron:

IADT (Dun Laoghaire Institute of Art, Design & Technology): es uno de los 13 institutos tecnológicos que hay en Irlanda, centrado en la investigación sobre tecnologías en un mundo digital focalizada principalmente en el análisis de la interacción entre las personas y las tecnologías, es decir, la parte humana del uso de tecnologías.

ISCTE-IUL, Instituto Universitario de Lisboa: es una institución pública universitaria orientada a la enseñanza y a la investigación con un carácter multidisciplinar.

Fondazione Mondo Digitale (FMD): es una fundación sita en Roma, creada en 2001 como un consorcio público-privado entre el municipio de Roma y seis compañías ligadas a las TIC.

Universidad de Murcia: a través del Grupo de Investigación en Tecnología Educativa (<www.um.es/gite>), creado en 1997, y que actualmente dirijo, estamos especializados en el estudio de las tecnologías en el ámbito de la educación, tanto en contextos formales como en no formales e informales, y orientamos nuestra investigación en los últimos años a todo lo que supone hablar de impacto y potencial educativo de las tecnologías digitales. Tenemos abierta una línea específica sobre ciberacoso, un tema relevante no solo por su impacto en el ámbito escolar, sino también porque genera una gran preocupación social.

1.2. Descripción del proyecto

Los estudios internacionales relacionados con las personas con discapacidades o necesidades educativas especiales (NEE) han demostrado tasas de acoso y ciberacoso con incidencias más altas de las que muestra el acoso entre las personas que no las tienen. En el caso de los menores, Mencap (2007) recoge que el 82 % de los niños y jóvenes con dificultades de aprendizaje han sufrido acoso, y recoge además que en 4 de cada 10 casos de acoso notificados (los menores se lo decían a un adulto), el acoso sorprendentemente no se detuvo. Este hecho llevó a los investigadores a sugerir que los adultos no siempre creen a los niños con NEE cuando ellos denuncian el acoso escolar, o no lo tratan como un asunto grave, porque son situaciones que se agravan en el tiempo y no se resuelven.

Además, es importante recordar que las personas con NEE no forman en absoluto un grupo homogéneo, sino más bien al contrario, son un conjunto de personas con características que lo hacen un grupo muy heterogéneo. En este sentido, se dan también diferencias en cuanto a los datos de acoso escolar, y se ha encontrado que los estudiantes que tienen trastorno del espectro autista (TEA) están en situación de mayor riesgo, pues son personas particularmente propensas a experimentar la exclusión. Estos datos son presentados y analizados con detenimiento en el capítulo 3 del libro.

Por otro lado, la situación de las personas con NEE se prolonga y llega incluso a la edad adulta. En el ámbito laboral se han encontrado datos de acoso a adultos con discapacidad intelectual y se ha puesto en evidencia que a menudo son personas sin capacidad para enfrentarse a estas situaciones de marginación y de exclusión provocadas por conductas intimidatorias de los acosadores.

Las víctimas de este tipo de intimidación que es el acoso pueden sentirse terriblemente avergonzadas y humilladas, y para las personas con discapacidad que experimentan este tipo de exclusión social, la intimidación puede dañar gravemente su autoestima, generar altos niveles de estrés y provocarles que vivan con miedo al acosador.

La investigación sobre el acoso escolar y, más particularmente, la adopción generalizada de enfoques prácticos y políticas, aún se encuentran en sus primeras etapas en muchos países de Europa. Cuando se centra la investigación o el análisis en los grupos minoritarios, como pueden ser los sujetos con diversidad funcional, la investigación es todavía menos frecuente y el intercambio de buenas prácticas en el área a escala internacional es más necesario que nunca. Y es más necesario que nunca centrar el interés en enfoques educativos y sociales que nos ayuden a detectar, intervenir y paliar los efectos de estas situaciones de acoso tan indeseables y tan nocivas para los sujetos que las sufren y sus entornos familiares.

Teniendo estas ideas preliminares como base, en el proyecto propuesto los socios tienen como objetivo combinar la investigación, las buenas prácticas y los enfoques pedagógicos innovadores apoyados en el uso de medios tecnológicos para conseguir:

a) Crear un programa de apoyo centrado en evitar las situaciones de acoso, tanto para los alumnos con discapacidades y necesidades especiales como para los educadores, que ejercen una labor fundamental para garantizar su socialización, reducir la marginación y facilitar sus vidas tanto en la escuela como en su evolución a la edad adulta y al mundo laboral.

b) Apoyar a educadores y formadores en la promoción de la equidad, la diversidad y la inclusión, a través de una mejor comprensión del trabajo con personas con necesidades educativas especiales, así como facilitarles materiales educativos para combatir este problema. Todos estos materiales educativos han sido en unos casos seleccionados y en otros casos diseñados específicamente para conformar un repositorio en línea que incluye investigaciones, buenas prácticas, materiales multimedia y diversas experiencias internacionales con personas con diversidad funcional.

1.3. Algunos antecedentes

En Europa hay proyectos de investigación que complementan la línea de investigación y trabajo abordada por nuestro proyecto DisAbuse, como es el caso del proyecto de la Red Europea Anti­acoso (<http://www.antibullying.eu>) financiada por el Programa Daphne III de la Comisión Europea, proyecto que reunió a diecisiete socios de doce Estados de la UE con el objetivo de crear un conjunto de herramientas para garantizar intervenciones exitosas y una política común para este problema a nivel europeo.

Otro proyecto interesante ha sido «I Am Not Scared» (<http://iamnotscared.pixel-online.org>), financiado por el Programa de Aprendizaje Permanente de la Unión Europea. Este proyecto involucró a once socios en nueve países europeos diferentes con el objetivo de hacer partícipes a maestros, estudiantes, padres y otros agentes educativos del entorno social en acciones para luchar contra el acoso escolar, recopilando información y estudios de casos, fomentando una amplia discusión de carácter transnacional y promoviendo la creación de una estrategia europea para combatir esta lacra.

Más recientemente, el proyecto Erasmus+ SonetBull (2016) creó un repositorio en línea que reunía información sobre el acoso escolar y el ciberacoso, promoviendo estrategias para combatirlo en todos los agentes escolares (maestros, padres, administración), el acceso a materiales expertos y también un curso de capacitación en línea.

Son diversos ejemplos de proyectos europeos que han proporcionado una base interdisciplinar para la investigación sobre el acoso escolar, el intercambio de buenas prácticas y la capacitación de educadores, administradores educativos, familias y gestores políticos, para quienes nuestro proyecto puede ser un elemento de ayuda en la lucha contra el acoso. Pero nuestro proyecto se centra en estudiantes con NEE, contexto en el cual también podemos encontrar antecedentes como:

El proyecto Daphne Bully, que involucra a personas con discapacidad junto con otros grupos vulnerables, en un enfoque combinado para trabajar con estudiantes.

Financiado por el Fondo Social Europeo, «incluD-ed – Red Europea de Educación Inclusiva», que crea una asociación para identificar, intercambiar y difundir buenas prácticas sobre educación inclusiva para personas con discapacidad en toda Europa.

El programa de aprendizaje permanente «Let Me Be Me», con cinco países socios de la UE, que se centró en las necesidades de personas con discapacidad que estaban en transición hacia el mundo laboral o bien ya en el lugar de trabajo, llevando a cabo el primer estudio de la UE en el área.

En conclusión, nuestro proyecto DisAbuse tiene como objetivo abordar las lagunas existentes entre el conocimiento existente y la intervención educativa, produciendo recursos multimedia y diseñando estrategias educativas para trabajar en este ámbito y combatir estas realidades de acoso y ciberacoso. El curso de formación que hemos impartido ha trabajado tanto con los educadores como con personas con NEE, partiendo de un enfoque interdisciplinar e innovador, usando las tecnologías como herramientas y también como una parte relevante del contenido de formación.

1.4. Principales resultados

De forma más específica, los resultados y evidencias del proyecto se concretan en:

1. Investigación sobre el estado del arte realizada en todos los países socios, en la que se destaca lo siguiente:

a) la escasa investigación existente o la falta de esta tanto a nivel infantil como en adultos;

b) se han encontrado algunas buenas prácticas (a nivel internacional, a nivel nacional, regional y/o local) entre los países socios en lo que respecta a trabajar con estudiantes y/o adultos con NEE y también en lo relativo a la capacitación de maestros.

2. La producción de un Informe (que hemos resumido en los sucesivos capítulos de este libro) basado en los datos recopilados que:

a) proporciona los resultados de la investigación (por país y para todo el consorcio);

b) describe áreas de puntos en común, efectividad y debilidades, y recomendaciones asociadas relacionadas con los objetivos del proyecto y la política futura.

3. Producción de material de capacitación incluyendo información sobre:

a) información sobre acoso/ciberacoso a discapacitados (por ejemplo, prevalencia, efectos, signos, medidas preventivas y de intervención);

b) cómo trabajar con personas con NEE en la prevención e intervención contra el acoso escolar, incluidas las habilidades de socialización y entrenamiento en asertividad;

c) trabajar con maestros y profesionales en técnicas de prevención e intervención, utilizando el aprendizaje directo con personas con NEE.

4. El desarrollo de materiales multimedia basados en el trabajo del curso de capacitación, materiales que han quedado disponibles en abierto.

5. Talleres piloto entre los socios involucrados en el proyecto, implementando y evaluando el material producido.

6. En definitiva, el proyecto en conjunto ha supuesto durante dos años un exhaustivo trabajo de promoción y difusión de esta problemática para crear conciencia sobre la necesidad de formación de todos los especialistas que trabajan con personas con NEE, así como la propia formación para que las personas con diversidad funcional sepan cómo protegerse mejor y abordar estos problemas, ayudándolas en sus procesos de socialización.

Todos estos logros se recogen la web del proyecto (<http://disabuse.eu>), que esperamos sea de interés para la comunidad educativa y que el proyecto pueda haber demostrado su impacto, tanto a nivel local en el contexto específico de cada socio participante como a nivel nacional o internacional.

Figura 1. Portal del proyecto DisAbuse.

C01-F01.jpg

Fuente: <http://disabuse.eu>.

1.5. Estructura del libro

Este libro aparece organizado en siete capítulos, que van desde los conceptos más generales hasta los aspectos específicos relacionados con el tema que nos ocupa (el acoso escolar a estudiantes con NEE). De forma breve, los capítulos que presentamos son los siguientes.

Tras el presente capítulo, con carácter introductorio para explicar de forma sucinta el proyecto DisAbuse, nos adentramos con Víctor González Calatayud en un análisis conceptual, pues el capítulo 2 es un abordaje de los conceptos de acoso y ciberacoso. El profesor González explica con precisión qué significa ser un acosador, pero también un acosado o un observador de situaciones de acoso, pues todos ellos intervienen de diferentes modos en las situaciones de acoso escolar produciendo unas víctimas: las personas que sufren el acoso. Además, se explica qué ocurre cuando estas personas acosadas son menores y sufren la agresión en el propio contexto escolar, que sin duda debería ser un espacio social seguro para todos, un entorno que propicie la igualdad y la empatía.

El capítulo 3 ha sido elaborado por Patricia López Vicent y trata las situaciones de acoso cuando las víctimas son alumnos con diversidad funcional. La autora se adentra en el análisis de lo que ocurre en estos casos y explica la experiencia del proyecto DisAbuse, que muestra resultados específicos de nuestra acción de formación e intervención y proporciona al lector orientaciones educativas que ayudan a combatir estas situaciones tan indeseables en nuestras escuelas.

Tras abordar los resultados de nuestro proyecto, en el cuarto capítulo Isabel Gutiérrez Porlán recoge datos de diversas investigaciones actuales en las cuales se estudia el acoso a personas con diversidad funcional, entre las que destacan las realizadas sobre alumnado con trastorno del espectro autista, pues las investigaciones nos muestran que, dentro de la diversidad funcional y sus tipos, son las personas con TEA las que más sufren el papel de víctimas de acoso escolar. El capítulo concluye con guías y recomendaciones.

El capítulo 5 está escrito en colaboración por Víctor González Calatayud y Patricia López Vicent, quienes analizan el importante papel del profesorado. Son los profesores quienes se encuentran en una situación privilegiada para poder detectar las situaciones de acoso escolar y quienes deben formarse para actuar, tanto en el ámbito de la prevención como en el de la intervención. Este capítulo es de interés para todos los docentes de enseñanza obligatoria y, además de recoger datos, presenta ejemplos y recomendaciones educativas.

El profesorado, además, cuenta con importantes recursos y herramientas, que son recogidos por Isabel Gutiérrez Porlán y Araceli Camacho Navarro en el capítulo 6 para el diagnóstico, la prevención y la intervención contra el acoso escolar. Las autoras lo abordan desde una perspectiva general, pero también específicamente para situaciones donde están implicados los estudiantes con discapacidad funcional, analizando tanto recursos como metodologías de trabajo en el aula.

Por último, en el capítulo 7 Víctor González Calatayud y Cristina Bernal Ruiz tratan un tema imprescindible y fundamental: el papel de las familias. Es un capítulo redactado con un enfoque muy práctico, que persigue ser un instrumento de ayuda para todos aquellos familiares de personas con NEE, bien estudiantes o adultos, para facilitarles la detección de estas situaciones y también cómo abordar este problema en caso de descubrirlo. Se añade, asimismo, a dónde pueden acudir para encontrar ayuda profesional, aspecto de gran importancia para que las víctimas puedan verse apoyadas no solamente por las personas que las quieren y las cuidan, sino también por profesionales con los que puedan trabajar conjuntamente.

Queda solamente explicar que los autores de este libro, por orden alfabético, son:

Cristina Bernal Ruiz

Doctora en Psicología, profesora del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico (Facultad de Psicología) de la Universidad de Murcia. Máster en Psicología Clínica y de la Salud y Máster en Psicología General Sanitaria. Contacto: cristina.bernal@um.es

Araceli Camacho Navarro

Profesora de la Facultad de Psicología en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, México. Estudiante de doctorado en Tecnología Educativa en la Universidad Autónoma de Querétaro, México. También ha pertenecido a la planta académica de la Facultad de Medicina y Facultad de Ciencias de la Educación en la Universidad Autónoma de Sinaloa, México. Ha realizado y coordinado programas educativos en modalidad virtual en Educación Continua de UASVirtual, así como en el departamento de Planeación Educativa y en el departamento de Investigación y Posgrado de la Facultad de Medicina; todo lo anterior en la Universidad Autónoma de Sinaloa, México. Las líneas principales de investigación son la competencia digital docente, los entornos virtuales de enseñanza y aprendizaje, planeación y diseño de programas en modalidad virtual, innovación educativa y tecnología educativa. Contacto: araceli.camacho@uaslp.mx

Víctor González Calatayud

Licenciado en Pedagogía y doctor en Tecnología Educativa. Actualmente profesor ayudante doctor en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Realizó su tesis sobre el ciberacoso en la población adolescente y la percepción que tienen los docentes sobre esta problemática. Ha realizado diversas estancias de investigación, entre las que destaca la estancia realizada en Anti-­Bullying Centre de la Dublin City University. Ha participado y participa en diversos proyectos de investigación a nivel nacional e internacional. Recientemente ha participado dentro del proyecto DisAbuse, un proyecto Erasmus+ para trabajar la prevención del acoso y ciberacoso de las personas con necesidades educativas especiales. Contacto: victor.gonzalez@um.es

Isabel Gutiérrez Porlán

Profesora titular de Universidad en el Departamento de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad de Murcia. Miembro del Grupo de Investigación de Tecnología Educativa de la Universidad de Murcia. Ha participado en distintos proyectos de investigación a nivel nacional e internacional y ha realizado diferentes publicaciones en revistas y capítulos de libro entre las que podemos destacar «Competencias tecnológicas del profesorado en las universidades españolas» en la Revista de Educación o «Estrategias para la comunicación y el trabajo colaborativo en red de los estudiantes universitarios» en la revista Comunicar. Entre las líneas principales de investigación encontramos la competencia digital del profesorado universitario y todo el trabajo relacionado con las redes sociales en la educación, los usos seguros de estas y la gestión de la identidad digital. Contacto: isabelgp@um.es

Patricia López Vicent

Doctora en Pedagogía por la Universidad de Murcia, profesora del Departamento de Teoría e Historia de la Educación de la Universidad de Murcia y miembro del Grupo de Investigación de Educación en Valores. Cuenta con publicaciones, investigaciones nacionales e internacionales y ha desarrollado proyectos relacionados con la aplicación de las TIC en contextos socioeducativos. Contacto: patlopez@um.es

M. Paz Prendes Espinosa

Catedrática de Tecnología Educativa en el Departamento de Didáctica y Organización Escolar e Investigadora Principal del Grupo de Investigación de Tecnología Educativa de la Universidad de Murcia (<www.um.es/gite>). Directora de la Revista Interuniversitaria de Investigación en Tecnología Educativa, RIITE (<https://revistas.um.es/riite/index>) y Secretaria de Edutec, Asociación Internacional para el Desarrollo de la Tecnología Educativa. Investigadora principal en España del proyecto DisAbuse, además de dirigir otros proyectos que actualmente están en desarrollo como el proyecto H2020 GEM (Gender Equality Matters), AROSE financiado por Erasmus+ (Advancing and Reassessing Oral Skills in English) o EmDigital (sobre Emprendimiento Digital en estudiantes universitarios) financiado por la Fundación Séneca. Entre las publicaciones destacamos el libro de Octaedro titulado Entornos Personales de Aprendizaje: una visión actual de cómo aprenden los alumnos (2017). Contacto: pazprend@um.es (para más información: <www.pazprendes.es>, @pazprendes).